1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

Consigue una piel bonita y sin arrugas, controlando tus hormonas



las hormonas y la piel

Pues si amigas, hoy les hablaré de cómo influyen las hormonas en la piel y como controlarlas para reducir al máximo los signos visibles de la edad.

Las arrugas, incluidas las patas de gallo, las manchas y la pérdida de elasticidad y brillo se van notando más en la piel, sobretodo a partir de los 35 años, y más aún en nosotras las mujeres, y sucede, ya que a esa edad y en algunos casos un poco antes, comienzan los cambios hormonales.

Realmente hay muchos factores que influyen en la conservación de una piel sana y bonita, uno de los que más afecta y del que menos se habla es de esta disminución de la actividad hormonal. Su efecto más dañino es el de frenar el proceso de producción de colágeno, de fibras elásticas y de sustancias que rellenan y conservan el volumen de nuestra piel. Esto sucede principalmente por las deficiencias tanto de estrógeno y progesterona en las mujeres, y de testosterona en los hombres.

El estrógeno, juega un rol muy importante para mantener las capas protectoras de la piel, que retienen la humedad, inhiben la degradación del colágeno, y mantienen el grosor adecuado de la piel.

youngvital

Los bajos niveles de esta hormona resultan disminuyendo la concentración cutánea, por lo que aparecen las arrugas más intensamente y las manchas de pigmentación, mostrándose una piel más débil, seca sin brillo, con menos elasticidad y firmeza.

Del mismo modo, los altos niveles de estrógeno pueden ser problemáticos cuando causan decoloración o manchas oscuras. Usualmente está asociada a la actividad hormonal femenina, la cual se exacerba con la exposición al sol.

Para contrarrestar estos síntomas de la edad, en la actualidad existen muchas tendencias Anti-edad en dermatología, que van desde los costosos tratamientos de renovación celular, (algunos efectuados con técnicas invasivas), con el fin de apresurar el proceso de renovación de la piel, hasta otras menos invasivas y más naturales, como pueden ser los NUTRICOSMÉTICOS, conjuntos de nutrientes y suplementos vitamínicos, que nutren y ayudan a equilibrar de manera natural la pérdida de capacidad de fabricación de hormonas, así como potencian de igual forma el rejuvenecimiento activo de nuestra piel, deteniendo de manera inteligente el proceso oxidativo y el envejecimiento, y que permiten mantener una fuente inagotable de dinamismo mental y alta autoestima.

Solución natural:

las hormonas y la piel

La vitamina E, es simplemente espectacular si hablamos de resultados en la piel, la nutre y la protege gracias a sus potentes capacidades antioxidantes que ponen a ralla los destructivos radicales libres, que son los que causan el envejecimiento.


Consumir cantidades suficientes de boro, que es la forma más activa del estrógeno, ayuda a aumentar el estrógeno. Las manzanas, avellanas, almendras, soja y legumbres son ricas en este mineral. Los productos lácteos, carne, tomates, zanahorias, aceite de oliva, el trigo, la avena y la cebada son fuentes naturales de estrógenos. La vitamina riboflavina , B-12, B-6, niacina, tiamina, y ácido fólico, vitamina A, vitamina C y vitamina D, también son recomendables para mantener los niveles de estrógeno.


Aparte de estas vitaminas, hierbas como la onagra (aceite) y ginseng se recomiendan para mantener y aumentar los niveles adecuados de estrógeno.